Plantas sagradas en las calles de la CDMX

México es indudablemente uno de los países más afortunados en lo que se refiere al uso de plantas con fines medicinales o rituales. Milenariamente está práctica ha tenido un rol fundamental en sus culturas originarias, actuando como vehículo de sanación y desarrollo místico.

Esta tradición se confirma en múltiples códices, piezas prehispánicas y referencias históricas. Pero, además de su rico linaje, se mantiene vigente entre diversos grupos de la población, que aún depositan en la herbolaria y los rituales psicoactivos una notable importancia tanto práctica como simbólica. En este sentido, el uso de plantas consideradas como sagradas representa una especie de bisagra que enlaza el pasado con el presente de los mexicanos, la cotidianidad funcional con el rito .

Basta dedicar un par de horas a recorrer el Museo Nacional de Antropología para constatar la veneración que culturas como la maya o la mexica rendían a sus plantas sagradas, instrumentos imprescindibles en muchas de las ceremonias que realizaban para dialogar con las deidades y fuerzas divinas que regían el universo. Pero también, con un poco de suerte y la capacidad de reconocerlas, no hace falta más que caminar un rato por el DF para disfrutar de un encuentro con especies que, ya sea por sus cualidades psicoactivas o por su significativo valor para la identidad cultural, formaban parte de la botánica sacra de las culturas mesoamericanas.

A continuación algunas de estas plantas que aún se pueden encontrar en camellones, muros, jardines e inesperados rincones de esta ciudad:

 

Maíz (zea mays)

La planta por excelencia entre las culturas mesoamericanas. Pilar identitario, alimenticio y sociocultural, el maíz fue ampliamente venerado en múltiples ritos y aprovechado cotidianamente. Curiosamente, a pesar de su explosiva urbanización, todavía brotan inesperadamente plantas de maíz alrededor de la ciudad de México. Además, en las zonas ‘semi-rurales’, por ejemplo Milpa Alta, algunos habitantes mantienen la ancestral costumbre de sembrarlas.

 

Ololiuhqui (turbina corymbosa)

También conocida como “semilla de la Virgen”, esta enredadera crece cuantiosamente en diversas zonas del país. Fue ampliamente utilizada entre los mexicas, zapotecas y otros grupos. Entre sus usos rituales se incluian las prácticas adivinatorias. Además, los curanderos ingerían unos preparados con las semillas para detectar enfermedades misteriosas y así poder hallarles una posible cura. De acuerdo con el Dr. Albert Hoffman, sus semillas contienen ergotina (LSA), un alcaloide que actúa en forma similar al LSD.

En la ciudad puede encontrarse cubriendo decenas de muros y rejas. Durante la época de sequía se torna café y los pequeños capullos contienen semillas duras, de color café oscuro, que se recolectan fácilmente. Durante las lluvias, rebosa de flores azules o blancas en forma de campanas.

 

Maguey (agave americana)

Asociado entre los mexicas con la diosa Mayahuel, deidad de la tierra y la fertilidad. La leyenda cuenta que el primer maguey surgió de los pedazos de esta diosa, luego de que fuese desmembrada como castigo por haber tenido un amorío con Quetzalcóatl.

Del maguey se extraían bebidas embriagantes, entre ellas el pulque, que eran utilizadas en diversas ceremonias. Además de utilizarse con fines medicinales, de él se obtenían fibras, agujas y material para construcción y elaboración de papel.

Esta es una de las plantas más vistosas, por su tamaño y estructura, que abundan en la ciudad de México.

 

Toloache (datura stramonium)

Se trata de un poderoso alucinógeno, temido por su capacidad de inducir delirios. Consiste en arbustos que alcanzan hasta 2 metros de altura y están adornados con hermosas flores de tamaño considerable, blancas y con forma de campanas colgantes.

Además de sus usos medicinales, por ejemplo para atenuar problemas respiratorios, el toloache era utilizado en ceremonias distintas, donde era consumido exclusivamente por sacerdotes o chamanes, a quienes sumergía en intensas visiones que ellos catalizaban como información divina.

Los toloaches o floripondios (variaciones de una misma especie) pueden encontrarse en muchas zonas de la ciudad, así que no te sorprenda que, de pronto, estés parado justo frente a una de estas plantas, vigilante, en alguna banqueta o jardinera.

2 thoughts on “Plantas sagradas en las calles de la CDMX

  1. Debéis publicar también el tremendo efecto mortal que tienen las hojas, tallos y raíces del toloache o también conocido como toloache, lo que usaban los antiguos sacerdotes eran las flores.

    1. El toloache no es una planta que se recomiende para su uso, en ninguna de sus formas. Es toxica, pero tienes razon en que debemos publicar algo como advertencia. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *